Presentación

Hoy, felizmente, damos a la estampa y al ciberespacio -los dos medios de difusión de nuestra revista- una nueva entrega, la cuarta, con la misma ilusión y entusiasmo con que la Escuela de Comunicación inició hace tres años una aventura intelectual. Ilusión y entusiasmo que son dos virtudes universitarias que emanan de la vocación investigadora y que, a su vez, animan al estudioso para vencer los obstáculos que se interponen en el camino de la búsqueda de la verdad como lugar de llegada donde se ubican las soluciones a los problemas científicos. Hoy, como digo, debemos sentir cierta satisfacción por este nuevo logro que significa una aportación a la problemática de los estudios de la comunicación en las universidades.

Por ello, deseo destacar y reafirmar la buena marcha de la revista plasmada en el presente número gracias a los esfuerzos de los Dres. López Yepes y López Aguirre y sin olvidar el papel tan esencial que han desempeñado algunos de los miembros del Consejo científico y del Consejo editorial de nuestra revista en labores de evaluación de los numerosos artículos que hemos recibido.

Indudablemente, el planteamiento de este número monográfico ha sido, sin duda, un   reto porque el tema de la convocatoria ha sido también objeto de tratamiento en varias revistas científicas aplicadas a determinados campos del saber y a eventos de la misma índole. Consecuentemente, la Revista Panamericana de Comunicación se ha centrado, como no ha podido ser de otra manera, en la proyección al desarrollo y a la mejora de la enseñanza y la investigación de las ciencias de la comunicación en el ámbito universitario en estos tiempos de pandemia, realmente insólitos.

Como sabemos, la pandemia que ha quejado y aqueja a todo el planeta ha tenido consecuencias de la más variada índole en los países desarrollados y en los países en vías de desarrollo. Por lo demás, la educación, como factor esencial en el desarrollo de los pueblos, de sus culturas y de las personas ha experimentado un evidente retroceso dado que la educación es, por naturaleza, personal, esto es, presencial. La consecuencia de la confinación o de la ausencia de los alumnos en contacto con sus guías, los maestros, ha tenido y tiene evidentes consecuencias negativas. Para coadyuvar y disminuir estas consecuencias, hemos aprovechado el poder de las nuevas tecnologías, nuevas tecnologías que también abren una nueva luz si consideramos que también estos nuevos medios didácticos pueden impulsar al alumno, habitualmente presencial, a encontrar otros espacios formativos y a inesperadas sugerencias de indagación. En este ámbito, la Revista Panamericana de Comunicación se ha esforzado con ahínco a contribuir a llenar el vacío al que nos estamos refiriendo.

Ciertamente, en nuestro caso, el tema se circunscribía a las carreras universitarias de comunicación social. La convocatoria de llamada de artículos ya ponía de relieve los criterios de selección de los artículos consistentes, en esencia, en requerirles innovaciones en sus quehaceres docentes y de investigación, el uso novedoso de estrategias, herramientas y medios tecnológicos y la creación de sinergias entre docentes y estudiantes, así como la presentación de modelos colaborativos entre diversas instituciones. La convocatoria ha tenido éxito, en nuestra opinión, ya que ha habido que seleccionar, de entre toda la oferta, dieciséis artículos procedentes de un abanico de universidades ubicadas en México (5), España (7), Estados Unidos (2), Uruguay (1), Perú (1) y Bolivia (1). Me congratula observar que la revista va creciendo en proyección institucional.

Creemos, modestamente, que los editores de esta edición han logrado aportar iniciativas en materia de innovación, experiencias contrastadas, estudios de casos, colaboración entre instituciones y referencias a contenidos periodísticos y audiovisuales.  Tenemos la deseable y firme convicción de que esta nueva entrega de la revista contribuirá a mejorar los sistemas. de formación a distancia y que las conclusiones más granadas de los artículos dejen huella que sirva de base y fundamento de nuevos desarrollos didácticos.

ARTÍCULOS EN ESTE NÚMERO